Dolor en la Ingle Después de Sujetar la Cadera

El dolor en la ingle es un síntoma clásico de la enfermedad de cadera. Si bien es cierto que no todas las personas que tienen una enfermedad de cadera sufren dolor en la ingle y no todos los que tienen dolor en la ingle presentan enfermedad de la cadera, cuando alguien siente dolor en la ingle, se debe considerar una etiología subyacente de la cadera.

 Por lo general, los individuos que desarrollan artritis en la cadera, es decir, cuando el espacio entre la cabeza femoral y la cavidad (acetábulo) del cartílago se desgasta, desarrollarán dolor en la ingle. Muchas veces también presentan otros síntomas acompañantes, como un dolor que va desde la parte delantera de su muslo hacia su rodilla, dolor que se irradia hacia el exterior o incluso la parte posterior de su cadera y, ocasionalmente, solo dolor en la parte inferior de su muslo y rodilla sin dolor en la ingle. El dolor de la parte inferior del muslo o la rodilla, que es causado por un problema en la articulación de la cadera, es comúnmente conocido como dolor “referido”.

Cuando alguien se rompe o fractura la cadera, significa que se ha dado en la parte superior de su muslo o el fémur. Si la ruptura ocurre dentro de la cápsula de la articulación de la cadera, típicamente ocurre a través del cuello femoral. Esta es la parte del hueso que une la bola de la cadera o la cabeza femoral con la parte superior del fémur. Históricamente, las fracturas del cuello femoral han sido problemáticas porque a menudo no sanan o colapsan con el tiempo. Si la rotura se produce a través del cuello femoral pero el hueso no se desplaza o el cuello no se desplaza mucho, muchas veces se intenta entonces sujetar los fragmentos rotos del cuello en esa posición utilizando “clavos” (tornillos para huesos) para prevenir más movimiento y promover la curación de fracturas. Si la fractura a través del cuello femoral resulta en un desplazamiento significativo del cuello femoral y la bola del eje, muchas veces el cirujano optará por reemplazar la parte superior del fémur rota (reemplazar la bola y el cuello) con una prótesis, en vez de tratar de volver a colocar las piezas rotas en una posición anatómica y “clavar” la fractura.

En un adulto mayor que presenta una fractura de cuello femoral, hay una tendencia más fuerte a reemplazar la bola rota y el cuello roto en lugar de intentar repararlos. En un individuo más joven o si la fractura del cuello no se desplaza, entonces existe una tendencia a “clavar” la fractura con la esperanza de que se cure. El proceso de pensamiento es que siempre es mejor tener tu propia cadera (por ejemplo, hacer que el hueso sane) en lugar de una artificial. Si la fractura se cura y, en última instancia, la persona se libera del dolor y recupera la función por completo. En una persona muy joven con una fractura de cuello femoral, aún se puede tomar la decisión de “clavar” la fractura incluso si está desplazada, reconociendo que existe una alta probabilidad de que falle y una cirugía adicional en forma de quitar los clavos y realizar un reemplazo total de cadera necesario más adelante. Las personas más jóvenes tienen un mejor potencial de recuperación que las personas mayores, entonces es más probable que su fractura se cure.

Si alguien se rompe la cadera, la fractura también puede ocurrir justo debajo del cuello femoral y fuera de la cápsula de la articulación de la cadera. Esto se conoce como una “fractura intertroquial” o fractura intertrocantérea. La parte superior del fémur, que está justo debajo del cuello femoral y fuera de la cápsula de la articulación de la cadera, es el fémur intertrocantéreo e incluye el trocánter mayor y el trocánter menor. Si bien estas fracturas tienden a provocar una mayor pérdida de sangre y un posible acortamiento de la parte inferior de la pierna con la rotación externa después de la fractura, los fragmentos óseos intertrocantéreos que forman la fractura están adheridos al músculo, a diferencia de la fractura del cuello, que está rodeada de fluido dentro de la articulación de la cadera. Estas fracturas suelen curarse, pero con un acortamiento de la pierna y una rotación externa aumentada. Estas fracturas intertroquiales generalmente se tratan con un intento de volver a colocar los fragmentos óseos en la alineación anatómica (llamado reducción) y luego “clavarlos”.

Mientras que los “clavos” para fijar internamente una fractura del cuello femoral son típicamente tornillos huecos, los “clavos” para fijar una fractura intertrocantérea internamente son mucho más sustanciales. Imagine que se coloca un tornillo muy grande en el cuello femoral y se ancla bien en la cabeza femoral. El vástago de este “tornillo de tracción” se ensambla a través de un orificio en una varilla que se coloca en el canal medular del fémur superior o a través del “cilindro” de una placa que se fija al lado de la diáfisis femoral superior con tornillos. Ambos artilugios están diseñados para permitir que el vástago liso del “tornillo de tracción” se deslice para que el fragmento de la fractura se comprima y, con suerte, promueva la curación de la fractura.

Si alguien desarrolla dolor en la ingle después de romperse la cadera y tener la cadera “inmovilizada”, puede deberse a un número de problemas diferentes. Si el dolor en la ingle ocurre poco después de la fractura de cadera y la cirugía, puede deberse a una lesión en el tejido blando local causada por el trauma que provocó la fractura o la cirugía en sí. La sangre en la articulación y los tejidos blandos circundantes puede causar dolor. Podemos ver los huesos rotos en una radiografía, pero imaginamos que el tejido blando circundante también está parcialmente desgarrado y sangrando. Esperaría que este dolor inguinal posoperatorio mejore con el tiempo y, con suerte, se resuelva a medida que la fractura y los tejidos blandos se curen con la función de la cadera restaurada.

Si el dolor en la ingle está presente inmediatamente después de la cirugía y no mejora o incluso empeora con el tiempo, esta es una señal preocupante de que hay un problema severo. Puede deberse a que los fragmentos de la fractura no se han fijado sólidamente o no son estables después de “clavarlos”, entonces los fragmentos continúan moviéndose, resultando en dolor. También puede ser que los “clavos” no estén firmemente fijados en el hueso, por lo que se mueven y pueden causar dolor. A veces vemos una migración progresiva de los “clavos” o incluso “separación” del hueso. A veces, los clavos migran hacia el espacio articular a medida que el hueso alrededor del clavo colapsa, lo cual destruye el cartílago de la articulación de la cadera y provoca dolor en la ingle. A veces, los clavos migran fuera del hueso e irritan el tejido blando, lo cual también puede causar síntomas en la cadera.

El dolor inguinal temprano que empeora con el tiempo también puede ser causado por el colapso de la fractura, lo que resulta en fragmentos óseos que chocan contra la cavidad de la cadera o el acetábulo. El dolor ocurre con el movimiento de la cadera o cuando la articulación de la cadera está en ciertas posiciones que hacen que los fragmentos óseos se golpeen. Esto puede ocurrir incluso si la fractura se cura y los “clavos” permanecen estables en el hueso. Típicamente, veo esto más con fracturas intertroquiales que van a sanar, pero con dolor continuo.

A veces, los pacientes desarrollarán dolor en la ingle después de una “sujeción” de la cadera porque se pierde el suministro de sangre a la bola natural de la cadera o la cabeza femoral. Esto se conoce como “osteonecrosis” o “necrosis avascular (NAV)”. El hueso es un órgano vivo que necesita oxígeno a través del suministro de sangre para vivir. Cuando se interrumpe el suministro de oxígeno, las áreas de hueso que componen la cabeza femoral mueren. Nuestros cuerpos intentan curar el área del hueso muerto mediante el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que facilitan la eliminación del hueso muerto y forman hueso nuevo. A este proceso lo llamamos “sustitución progresiva”. El hueso nuevo que se deposita es blando (aún no se mineraliza), por lo que es vulnerable al colapso. Entonces, si el hueso que murió dentro de la cabeza femoral está en una posición crítica de carga de peso con respecto a la cabeza o es un porcentaje mayor de la cabeza, entonces durante este tiempo la cabeza es vulnerable y podría colapsar. El colapso de la cabeza femoral es una “nueva fractura” y, a menudo, causa dolor en la ingle. La bola entonces no es redonda. El cartílago suprayacente no es compatible. La artritis de la articulación de la cadera se desarrolla a medida que la cabeza femoral ahora aplanada y parcialmente colapsada se mueve en la cavidad, lo cual provoca deterioro del cartílago. La artritis de cadera debido a esto, causa dolor en la ingle a menudo.

Si bien esta complicación de la cabeza femoral que pierde su suministro de sangre y resulta en un colapso ocurre típicamente con más frecuencia después de una fractura del cuello femoral, también puede ocurrir después de una fractura intertroquial. La NAV puede ocurrir poco después de que una fractura de cadera se “reduce” y “sujeta”, pero más frecuentemente es una complicación que ocurre después. Esto puede significar seis meses después de la fractura o incluso un par de años. Por lo tanto, el desarrollo del dolor en la ingle muchos meses o incluso años después de la “sujeción” y la curación de la fractura puede ser causado por el colapso tardío de la cabeza femoral por NAV debido a la pérdida de suministro de sangre.

El trauma real que resulta en la fractura de la cadera imparte fuerzas tremendas que no solo resultan en la fractura de huesos sino que también pueden dañar el cartílago de la articulación de la cadera. Incluso si la fractura se cura y la función de la cadera se restaura satisfactoriamente, años más tarde la cadera puede volverse sintomática con dolor en la ingle debido a que el cartílago hialino se descompone progresivamente y como consecuencia desarrolla osteoartritis. De manera similar, si la fractura de cadera se cura, pero con una alineación o restauración de la anatomía imperfecta (lo cual es muy común), las fuerzas reactivas de la articulación de la cadera cambian. La relación de la cabeza femoral con la cavidad (acetábulo) cambia y esto también puede resultar en osteoartritis años más tarde con el desarrollo de dolor en la ingle.

Si se fracturó la cadera y su médico intentó ayudarle a “sujetar” la fractura con la esperanza de que se curara, y tiene dolor en la ingle, sepa que hay muchas razones posibles que pueden haber causado esto. Algunos tienen mejores pronósticos que otros. Si el dolor no mejora y está interfiriendo con su capacidad de mantenerse en actividad y viviendo a plenitud, le recomendaría que regrese con su cirujano para una evaluación completa. Si una etiología no está clara o si se indica una cirugía adicional, le sugiero que consulte con otro cirujano ortopédico con un interés especializado y capacidad para abordar los problemas de cadera que ocurren después de una fractura de cadera.

Si bien abordé el tema específico del “dolor en la ingle después de una sujeción de cadera” en este artículo de blog, tenga en cuenta que algunas personas también desarrollan dolor de cadera/ingle después de una fractura de cadera tratada con un reemplazo o endoprótesis, y no con una “sujeción”. Una vez más, hay un proceso de pensamiento, preparación y opciones de tratamiento para abordar esto, pero lo guardaré para un artículo de blog en el futuro.

El Dr. William A. Leone es jefe de The Leone Center for Orthopedic Care en el Holy Cross Health en Fort Lauderdale, Florida, y se ha ganado una reputación como uno de los mejores cirujanos ortopédicos de la nación. El Dr. Leone es un cirujano ortopédico con amplia experiencia y su especialidad es resolver problemas complejos de cadera y rodilla. Les agradecemos por su lectoría. Si desea una consulta personal, comuníquese con nuestra oficina al 954-489-4584 o por correo electrónico a LeoneCenter@Holy-cross.com.