Cirugía de Reemplazo Parcial vs. Total de Cadera “¿Es un Reemplazo Parcial de Cadera Adecuado para mí?”

Algunos pacientes que necesitan un reemplazo de cadera me preguntarán si son candidatos para un reemplazo de cadera parcial en lugar de total porque suena “menos invasivo.” A diferencia de la rodilla (que tiene tres compartimentos distintos y cuando uno se desgasta, existe una gran probabilidad de que sólo sea necesario reemplazar ese compartimento), la cadera es una sola bola (cabeza femoral) y una cavidad articular (acetábulo) y un reemplazo parcial de cadera a menudo no es la mejor opción.

Un reemplazo parcial de cadera (hemiartroplastía) es el reemplazo de sólo la cabeza femoral del paciente. La nueva cabeza prostética femoral (bola de metal) entonces gira dentro de la cavidad ósea natural. Nuestra cavidad natural está cubierta por cartílago hialino que actúa como un lubricante (disminuye la fricción), un amortiguador, y ayuda a distribuir el estrés de manera más uniforme dentro del hueso. La nueva bola artificial colocada en la cavidad está en el lado opuesto de este cartílago. En general, el cartílago hialino no permanece saludable cuando se mueve contra una superficie artificial en lugar de ese cartílago hialino (por ejemplo, la cabeza femoral natural). Muchas veces, esto puede llevar a la ruptura de este cartílago especial y producir dolor. La cirugía total de cadera implica el reemplazo de la cabeza femoral y la implantación de una cubierta prostética con un revestimiento de plástico en la cavidad natural. Con este procedimiento, la cabeza femoral prostética se mueve dentro de una cavidad prostética.

La endoprótesis bipolar tiene una bola pequeña que se mueve dentro de una bola más grande, la cual se mueve dentro de la cavidad natural del paciente.

La endoprótesis unipolar tiene sólo una bola grande que se mueve dentro de la cavidad natural del paciente.

Cada procedimiento tiene ventajas y desventajas, pero por regla general, los mejores resultados para la longevidad y el alivio constante del dolor se logran con un reemplazo total de cadera. La fractura o rotura de cadera se refiere a una fractura que ocurre a través del fémur superior (hueso del muslo), que a menudo desplaza la cabeza femoral. Si la fractura ocurre dentro de la cápsula de la articulación de la cadera, nos referimos a esto como una “fractura de cuello femoral”. Históricamente, las fracturas de cuello femoral dejaron a los pacientes lisiados o incluso les causaron la muerte debido a la falta de movilidad y todas sus complicaciones asociadas. Durante la década de 1960, se introdujo el reemplazo parcial de cadera de una pieza. Austin Moore y Thompson son ejemplos clásicos de estas prótesis revolucionarias. Por primera vez, los médicos pudieron reemplazar una cabeza femoral rota por una artificial. El tallo, que se insertó hacia abajo a través del hueso del fémur superior, se construyó con la misma pieza de metal que la bola (monobloque). Este fue un avance dramático que salvó innumerables vidas y mejoró enormemente la movilidad y la calidad de vida para muchos. Aunque fue un salto grande en la cirugía de reemplazo de cadera, la mayoría de los pacientes no tuvieron un resultado perfecto, ya que experimentaron dolor debido a que el tallo no se mantenía estable dentro del fémur o la nueva bola desgastaba el cartílago natural.

Hoy en día, muchas personas que se fracturan el cuello femoral aún son tratadas con reemplazos parciales de cadera. Ahora, casi todas las prótesis tienen una cabeza modular que se ajusta al tallo. Un refinamiento adicional de la cadera parcial es el reemplazo de cadera “bipolar”. Imagine una bola de tamaño estándar, a menudo utilizada en el reemplazo total de cadera, primero impactada en el nuevo vástago y luego una bola más grande insertada sobre la bola más pequeña y colocada dentro de la cavidad natural. Se le conoce como bipolar porque puede moverse en dos planos: entre la pequeña bola y la bola grande y entre la bola grande y la cavidad natural, en oposición a la bola “monopolar” original.

Por lo general, los pacientes considerados buenos candidatos para un reemplazo parcial de cadera son aquellos que no tienen artritis subyacente significativa y tienen un cartílago acetabular sano. Éste suele ser el caso de alguien que se ha fracturado el cuello femoral pero que no tenía síntomas de cadera o artritis de cadera antes. Una de las principales ventajas de realizar un reemplazo de cadera parcial en lugar de un reemplazo total de cadera es que las caderas parciales son inherentemente más estables. Debido a que las bolas son más grandes, son menos propensas a dislocarse. Otra indicación para una cadera parcial en lugar de una cadera total es un paciente que no es un buen candidato debido a su condición médica. Un médico con poca experiencia realizando caderas totales también puede sentirse más seguro de ofrecer un mejor resultado con una cadera parcial en lugar de una total.

La principal desventaja en hacer un reemplazo parcial de cadera es que los resultados finales no son tan perfectos consecuentemente. Sin lugar a duda, el estándar de oro es el reemplazo total de cadera. Más y más estudios recientes están mostrando mejores resultados con total versus parcial, incluso entre la población de “fracturas”.

Como resultado, rara vez hago reemplazos parciales de cadera. Hay algunos pacientes para quienes el reemplazo parcial de cadera es la mejor opción. Por ejemplo, recientemente operé a un caballero de la tercera edad con Parkinson que se fracturó el cuello femoral. Antes de su fractura, él no tenía artritis de cadera. Para este paciente, un reemplazo parcial de cadera (bipolar) fue lo más apropiado porque no era muy activo antes de la fractura, tenía una alta probabilidad de caídas futuras y hacer menos cirugía (reemplazando solo su cabeza femoral y no su cabeza y cavidad) era más seguro para él. Además, no tenía enfermedad de cadera ni otro síntoma artrítico antes de fracturarse la cadera. Afortunadamente, respondió muy bien y después de una corta estadía en el hospital pudo volver a casa con su esposa y reanudar su nivel de independencia anterior.

Otra indicación mucho menos común para usar un reemplazo de cadera bipolar es cuando un paciente ya ha tenido un reemplazo de cadera total, pero sufre dislocaciones recurrentes. En algunos casos, agrego una tapa bipolar sobre la bola y luego coloco la bola grande en la copa fija del paciente. Esto crea una construcción “tripolar” y me ha ayudado a resolver algunos problemas de inestabilidad extremadamente difíciles para los pacientes.

Debido a la naturaleza especial de mi práctica, ocasionalmente veo pacientes que ya han sido reconstruidos con un reemplazo parcial de cadera pero que todavía tienen dolor y no se encuentran bien. Convierto su cadera parcial en una cadera total implantando una nueva cavidad y cambiando la bola si el tallo es satisfactorio. Estas cirugías tienden a ser notablemente exitosas.

Para los pacientes que son activos y tienen mayores exigencias de estilo de vida (quieren jugar al golf, tenis, caminar para hacer ejercicio, andar en bicicleta, etc.) realizo reemplazos totales de cadera, incluso para una fractura sin enfermedad previa.
Los resultados son consistentemente más perfectos. Es un hecho que la gran mayoría de los pacientes que acuden a mí con problemas de cadera tienen osteoartritis degenerativa. Su cabeza y cavidad femoral tienen pérdida y degeneración del cartílago, entonces una cadera parcial es simplemente inapropiada.

La clave para una cirugía de reemplazo articular exitosa es tener al cirujano adecuado con suficiente experiencia para elegir la mejor prótesis y procedimiento para usted. Un cirujano ortopédico con mucha experiencia en cirugía de reemplazo de cadera aporta una valiosa experiencia y generalmente ha formado un equipo experimentado que se convierte en su propio equipo. Su cirujano también debe conocer por experiencia personal el enfoque y la prótesis más apropiados para lograr un resultado óptimo, seguro y duradero.

Durante mi extensa carrera, he ayudado a miles de personas de todo el mundo. En The Leone Center for Orthopedic Care, ofrecemos las innovaciones más recientes y comprobadas en el reemplazo de articulaciones. Les agradecemos su lectoría. Si desea una consulta personal, comuníquese con nuestra oficina al 954-489-4575 o por correo electrónico a LeoneCenter@Holy-cross.com.